sábado, 7 de junio de 2014

De no creer: Kicillof paga, Fábrega pega, Boudou cobra / Cuando el rey hizo callar a Cristina

Por  | LA NACION

Los poderes concentrados no soportan que nos vaya bien. Estábamos festejando nuestros éxitos y se movieron rápido para hacerlo llamar a indagatoria a Boudou. Pero saben qué: Amado va a ir y va a cantar todo. Va a cantar acompañado por La Mancha de Rolando, cosa de sorprender al tribunal.

http://2.bp.blogspot.com/_i6icptBang4/TDCCQx7ATyI/AAAAAAAAAeA/-RLeI_uBm-M/s1280/Maradona.jpg

El gorilaje reaccionó después de ver que esta semana tuvimos cuatro grandes noticias económicas. Primero, el acuerdo con el Club de París logrado por Axel Kicillof, un genio para transferirles deuda a los próximos gobiernos. Después, la invitación de Moscú para ir a la próxima reunión de los Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), grupo que nació como contrapeso a las grandes potencias y que hoy, prematuramente avejentado, quiere revitalizarse con el aporte del modelo argentino. Tercero, el discurso de Juan Carlos Fábrega ante empresarios, suerte de arrorró a los mercados. Finalmente, Cristina subió siete lugares y está entre las 20 mujeres más poderosas del mundo. No es una noticia estrictamente económica, pero es obvio que antes de hacerla trepar tanto en el ranking de Forbes le estuvieron espiando la cuenta bancaria.

Lo del Club de París fue glorioso. Llamé a mi amigo Kichi y le pedí que me explicara cómo lo había conseguido. "Muy simple -dijo-. Puse una sola condición: que no interviniera el Fondo Monetario. A cambio, ellos nos pusieron como 20 condiciones y las acepté todas. Fue un gran acuerdo."

El pobre Kichi, que se pasó toda la vida rezongando contra el capitalismo, hoy tiene como principales logros de su gestión haberles pagado fortunas a los imperialistas de Repsol y a los ricachones del Club de París. No es justo. No se puede tirar por la ventana un currículum de inequívoca raigambre revolucionaria. Ya sé: es el precio que debemos pagar para que vuelva a entrar algún mango. Pero, ¿no pudimos mandar a otro? Estoy pensando en alguien menos comprometido con lo ideológico y de igual credibilidad. Boudou, por ejemplo.

http://4.bp.blogspot.com/-sBubng9FdcY/UAb4v5Cba9I/AAAAAAAAB5M/2Frb0CnC5qk/s1600/peros+al+olmo+3178.jpg

La invitación de Putin a Cristina para que vaya a la reunión de los Brics en Fortaleza, en julio, llega en el momento justo. El grupo, que amaneció poderoso, ha perdido influencia política y económica, tiene insalvables diferencias internas e incluso algunos se preguntan si no está ya en la cuenta regresiva de su existencia. En ese contexto, es lógico que Putin haya pensado en lo que puede aportar nuestra Presidenta. Estoy seguro de que en Brasil le van a pedir que hable de sus acuerdos comerciales -más que eso, geoestratégicos- con Angola y con Vietnam, del memorándum con Irán, de la alianza con la próspera Venezuela. Me imagino a Cris dándoles una clase magistral de cómo funciona el mundo. A Putin, ex espía de la KGB, pidiéndole referencias de Milani. A los chinos, interesados en comprar los trenes que ahora dejará de usar el Sarmiento. Me imagino que le dan la palabra a Dilma y que ella se la cede a la señora para que pueda seguir con su clase.

Según ha trascendido, los Brics se proponen crear un fondo de reserva de 100.000 millones de dólares para el caso de que alguno de sus miembros atraviese un apuro financiero de corto plazo. Ya sé cómo termina esta historia: los cinco países arrodillados ante Cristina pidiéndole que ella administre esa guita.

http://4.bp.blogspot.com/-TRUJkePpM9g/URY1HvlJvuI/AAAAAAAAHyU/Mu_bFynX3PM/s1600/el-criador-de-gorilas.jpg

De Fábrega, presidente del Banco Central, se sabía eso, que era un buen banquero. Pero el tipo resultó ser un pícaro. Se plantó ante 330 empresarios y, como no está acostumbrado a las grandes audiencias, no pensó en que le estaba hablando a ese gentío, sino a una sola persona: al sacrificado Kichi, nuestro pagador serial de deuda externa. Como Kichi quiere tasas de interés bajas porque desde que el Banco Central las hizo subir el consumo se vino abajo, el atrevido de Fábrega le respondió: las tasas van a bajar cuando la inflación sea menor a 2% mensual. Pude leerle los labios: "Si querés tasas bajas hacé bien tu laburo, pequeño Axel ilustrado".

Al banquero se le fue calentando el pico. Cristina había dicho que la devaluación de febrero fue un golpe de los mercados; Kichi culpó a Shell, y Carta Abierta, a la patria sojera. Nada de eso, los desmintió Fábrega. Fue una decisión de todo el Gobierno -"incluida, por supuesto, la Presidencia de la Nación", se atrevió- para "devolverles la competitividad a los exportadores". ¡Epa! De un saque se cargó a la reina, al principal vasallo y al coro de ángeles de su majestad.

Jugado por jugado, siguió: "La Argentina necesita resolver aspectos externos que permitan que lleguen inversiones de financiamiento privado". Sabía de lo que hablaba: el propio Banco Central acaba de informar que en el primer trimestre las inversiones extranjeras directas cayeron 62% y llegaron al nivel más bajo desde 2003. Le faltó decir: "Una década perdida". Me preguntarán por qué entonces puse el discurso de Fábrega como una de las buenas noticias de la semana. Sencillo. Porque tranquilizó a todos al decir que el equipo económico está muy unido.

http://4.bp.blogspot.com/-2OWLFXJlsf4/U3-wqROybMI/AAAAAAAAs0I/obYTVk7pRmk/s1500/EUROPA+2011+302.jpg

En cuanto a que Cristina es una de las mujeres más poderosas del planeta, no nos sorprende. Ella ya nos contó en Harvard que era una abogada exitosa. Creo que por eso Putin la invitó a la reunión de Fortaleza. Brics + CFK: el mundo ha encontrado una luz al final del túnel.

Cuando el rey hizo callar a Cristina


http://3.bp.blogspot.com/-Dt59V6EWeLo/T4lupUsGv2I/AAAAAAAAD_Y/0Nl-2FgaBiw/s1138/DSCN0372.JPG

Al enterarse, Cristina quedó en estado de shock. ¿La indagatoria a Boudou? ¿El derrumbe de la industria automotriz? ¿Las espantosas cifras de la UCA sobre el crecimiento de la pobreza en el conurbano? Nada de eso. La abdicación de Juan Carlos I.

No es que el rey le cayera en gracia -más bien, todo lo contrario-, pero cualquier cosa que signifique dejar el poder antes de tiempo la pone pésimo. Pegó un grito que se oyó en toda la residencia de Olivos. Enseguida hizo llamar a Timerman para que le explicara qué había pasado, pero era muy temprano y el canciller, entre sueños, al oír el teléfono pensó que lo buscaban de una radio y empezó a vociferar: "¡No me llamen más, no puedo hablar, no me dejan, tengo la palabra prohibida!"

http://4.bp.blogspot.com/-sHVVLaHyHy4/T4xSDwPKjYI/AAAAAAAAEGw/Lhjv9JeilG0/s1600/580773_204776296304854_100003174545060_341231_592452829_n.jpg

Una vez repuesta del impacto, la Presidenta tomó dos decisiones, desvinculadas entre sí, salvo por un hecho: las dos arrancaron horrible. La primera fue apurar la designación de Ricardo Forster como secretario del Pensamiento Nacional. La segunda, pedir que la comunicaran con Juan Carlos.
Cuando Ricardo supo del nombramiento pensó que era un chiste. A diferencia de Néstor, Cristina nunca tuvo un gran respeto intelectual por Carta Abierta. En la intimidad ha llegado a comparar a Horacio González y compañía con Aníbal Fernández y Barone, lo cual es descender a las estructuras más rudimentarias del pensamiento.

¿Por qué, entonces, lo de Forster? Hay varias teorías: que quiere desarmar Carta Abierta, cuyo último texto, hay que decirlo, no fue fruto de un duro debate entre sus miembros, como se dijo, sino de una pelea con el sentido común y con el español bien escrito; que fue una idea de Maduro: cuando se siente encerrado por la crisis suele apelar a ese ingenio tan caribeño; que es un premio a la valentía de Ricardo por haber hecho una reinterpretación kirchnerista de Descartes: "Pienso el relato, luego existo".

Capitanich me dijo que en realidad fue un golpe de efecto para sacar de las tapas de los diarios temas incómodos. Gran idea: francamente cuesta hablar de otras cosas cuando uno se topa con la noticia de que un señor va a tener una tarjeta que dirá: "Secretario del Pensamiento".

El problema fue que, como dije, Forster pensó que era una broma. Pero la cosa era en serio. Le explicaron que no iba a tener mucho trabajo (ni siquiera, pensar), hizo cuentas y ahí se le fueron todas las dudas. Me ha prometido que cuando tenga impresas las tarjetas, la primera será para mí.

http://2.bp.blogspot.com/_FTyaXBovWCs/RzeVYgbGoPI/AAAAAAAABEM/PCYS4CKjNUE/s1600/np11.jpg

El rey al principio no quería saber nada de hablar con Cristina. Después, él también hizo cuentas: el pago que la señora acaba de acordar con Repsol por YPF es mucho mayor al que nunca hubieran esperado. Además, España está en el Club de París, así que por ahí también va a cobrar. Luego de tenerla en ascuas durante dos días, la atendió.

-¡Cristina, majísima, qué gusto escucharte!

-Lo mismo digo, Juan Carlos. Llamo para felicitarlo: qué entereza la suya haber dado un paso al costado. ¡Y con bastón! ¿Cómo lo decidió?

-Mira, estamos en crisis económica, he sido sacudido por escándalos de personas muy cercanas a mí y no paraba de caer en las encuestas. ¿Quién puede sobrevivir a todo eso?

-¡Yo! Perdón, quiero decir que yo, yo no me hubiese entregado sin hacer nada. Con todo respeto, ¿no pensó en contraatacar? No sé, digo, denunciar alguna conspiración destituyente o algo así.

-¿Tu sugieres que el rey debía mentirle a su pueblo?

-No, por Dios. Jamás. Pero en España debe haber algún franquista al que se le pueda echar la culpa, ¿no?

-No pretendía encontrar culpables, sino una solución. Y creo que esa solución es Felipe. Confío mucho en él.

-¡Qué lindo eso! Claro que sí, Felipe VI. Yo también sueño con Máximo I, con Cristina III, que vengo a ser yo en un tercer mandato, jajaja. Eso es lo que me gusta de las monarquías: todo queda en familia.

-A mí me gustaron mucho las primeras palabras de Felipe: "Dedicaré todas mis fuerzas a servir a una nación unida y diversa".

-Es un buen lema. Máximo tiene el suyo: "La Cámpora , unida en su diversidad, dedica todas sus fuerzas a servirse de la nación". Es bromista por naturaleza.

-Yo también suelo ser bromista, pero bueno, tú sabes, nada ha sido fácil últimamente. El juicio de mi hija y mi yerno me ha puesto muy mal.

-Ni me lo diga: los jueces siempre buscan el pelo en la sopa. Es lo que pasa con mi vice, un muchacho un poco tarambana, pero nada grave. Si se hubiese quedado con dinero que no le correspondía, OK. Pero él, guiado por Néstor , sólo quería quedarse con la fábrica de hacer dinero. Están matando el espíritu emprendedor en la Argentina.

-Cristina, disculpa, tengo que cortar esta comunicación. Me está llamando Obama . ¿Algún mensaje para él?

-Uno solo. Que si tiene problemas, no dude en llamarme. O en llamar a Forster, mi flamante secretario de Pensamiento. O le mando a Timerman, para que después haga todo lo contrario de lo que él le aconseje. También podría...

-Perdón, maja, te lo digo con mucho cariño: ¿¡por qué no te callas!?

http://1.bp.blogspot.com/-2Tt4Yd5Oq-I/UvzmVia7D8I/AAAAAAAAGpU/auzGD_TBynw/s1450/Bruja+dom%C3%A9stica+1.JPG

@
http://www.lanacion.com.ar/autor/carlos-m-reymundo-roberts-86
http://www.lanacion.com.ar/1696086-kicillof-paga-fabrega-pega-boudou-cobra
http://www.lanacion.com.ar/1699210-cuando-el-rey-hizo-callar-a-cristina
http://propolis-colmena.blogspot.com.ar/2012/04/piezas-reales.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario