lunes, 10 de febrero de 2014

Mejor no hablar de ciertas cosas / El peor trance de Cristina desde 2007

9 Febrero, 2014  //  Imperdibles
Artículo extraído del diario Perfil – Por Roberto García

http://3.bp.blogspot.com/_yNH5M8te6Ks/SwZ_78sDSSI/AAAAAAAAAZY/yB0F6oHvYuk/s1600/chita+callando+blog.jpg

Si no fuera por los avatares de Marcelo Tinelli con el Gobierno y las desventuras de Amado Boudou con la Justicia, el personaje de la semana sería Juan Carlos Fábrega: desde que explicó en Olivos los riesgos de la híper (con el antecedente y epílogo del Rodrigazo), convenció a Cristina de subir brutalmente las tasas de interés para contener el dólar blue. Algún tipo de estabilidad logró en ese mercado, con la ayuda de los bancos y con la asistencia de varios funcionarios congelados, a los que rescató de la “canoa” del Banco Central (en la jerga de esa institución, es la Siberia desde la cual se los despacha a mejor vida, aunque la jubilación no suele ser la mejor de las vidas).

Se opuso entonces a la opinión excluyente de Axel Kicillof, quien tiritaba por chambonadas propias, como la insuficiente devaluación gradual y la candorosa política de precios. Admitía Fábrega que esa medida implicaba otras amputaciones: la contracción de la economía, una posible recesión (ya un banco internacional redujo el pronóstico de crecimiento argentino para este año de más 3 a menos 3, un verdadero shock) y la pérdida de empleo.

Pero Cristina no ignoraba que, de seguir una híper sin atenuantes, se quedaría sin gobierno, una réplica grotesca de Isabelita, Alfonsín o De la Rúa, tema convencional como el pan en la mesa de los argentinos. De ahí que en el balcón interno insistiera en que no dejará sus convicciones en la escalera, casi una traición oral, como cuando el socialista Felipe González ingresó a España a la OTAN o su colega francés François Miterrand aceptó gobernar la economía con cánones liberales. Algo que Perón decía guiñando un ojo: doblar a la derecha poniendo el giro a la izquierda. Sobre todo cuando el relato ya no resiste.

Lo de las tasas, igual, sabe Fábrega que no dura (esa zanahoria rampante ya se llevó, en su momento, la gestión de José Luis Machinea). Más cuando “secar la plaza”, como promete, parece titánico. Valga un número: cuando se fue Carlos Menem, la base monetaria era de $ 16 mil millones, hoy es de 366 mil millones (más otros 100 mil que se les debe a los bancos por Lebacs y otras yerbas). Casi como ministro, ruega el titular del Banco Central por la lluvia de otros parches temporarios, léase ahorros del gasto público, no vender ni una moneda externa, impuestazos, ingreso de dólares propios por la cosecha o préstamos eventuales si se levantan restricciones (Club de París, FMI, Repsol).

Larga la lista, aunque es superior y más complicada la de los peligros, de las controversias internas –sigue Kicillof contra Miguel Galuccio, de YPF: le reprochan en la empresa que le haya dicho a Cristina que fue el informante de un artículo crítico del Financial Times– a las pavadas diarias de quienes sostienen que Shell es destituyente porque aumentó 12% las naftas. Como YPF las incrementó luego 6%, ¿será medio destituyente? Y cuando la empresa estatal aumente 5,8% el mes próximo y 3,6% el siguiente, ¿será doble destituyente? Por no olvidar la nueva mochila de las provincias, una deuda que se duplicó por lo menos al tomar créditos con cláusula dólar, inducidos por un joven y gracioso banquero oficialista que renegó de su profesión de cambista porque ésta podía tender a la usura. Ni los buitres imaginaban esa ganancia, menos la operatoria, ya que a un ciudadano argentino común, pedestre, medio informado y que gana en pesos, además de no pagar ciertas comisiones, jamás se le ocurriría –como a ciertos gobernadores– endeudarse en activos externos por más que el Gobierno dijera que no iba a devaluar. Ni siquiera aquellos que se justifican por tomar prestado para hacer obra y no para pagar los sueldos. ¿O acaso alguien puede creer que la tarifa del subte porteño será igual a la de Londres, quizás la única forma de poder pagar ese crédito? ¿O que YPF oblará su deuda sin aumentar las tarifas?

Temas para un test de estrés del país, fútil, frívolo, donde se discuten nombres de relatores de fútbol y no las magnitudes de dinero que el Estado obsequia al fútbol, más precisamente a una entidad que está por encima del Estado (la AFA), a clubes o dirigentes con habituales distracciones de gastos. De amigo, entonces, pasa a ser enemigo Tinelli, sospechoso transitorio Cristóbal López, amigo de los amigos Maxi Kirchner, mientras Cristina se gratifica con el ídolo y luego se molesta porque es ídolo, surgen amenazas de denuncias por proveedores del Estado que viven del entretenimiento e involucran a Julio De Vido, reptan las investigaciones personales, los archivos, las quejas: lo que queda después de una crecida, la resaca.

Suficiente mal gusto para no hablar de economía e introducirse en las derivaciones del caso Boudou, en el posible reemplazo de la esposa del gobernador Alperovich, la tucumana Beatriz Rojkés, en la línea sucesoria presidencial, tan nerviosa y dolorida por los tropiezos de su esposo que tuvo que apelar a cuellos ortopédicos para caminar y dormir. Dicen que la Presidenta prefiere seguir en familia, a un ex radical para ese cargo, Gerardo Zamora, esposo de la gobernadora de Santiago del Estero, quien le garantiza tres senadores y cinco diputados, además de elogios permanentes.

Más recatado es su rival, el peronista Miguel Pichetto, quien cumplió en diez años casi todos los deberes al frente del bloque oficialista en el Senado, con exceso en ocasiones, y al que entrevistó en Olivos hace poco tiempo para cerrar ciertos capítulos de esa Cámara que Ella también integró. Fue cordial el encuentro, Cristina sin maquillaje, con jeans, y el senador Adolfo Rodríguez Saá de testigo, Pichetto –quien quiere ser dos de Daniel Scioli– diciendo adentro lo que no dice afuera. Al revés de Ella, que habla adentro lo mismo que afuera. Como si así fuera.

El peor trance de Cristina desde 2007

10 Febrero, 2014  //  Imperdibles
Artículo extraído del diario Clarín – Por Eduardo Van der Kooy

http://2.bp.blogspot.com/-QURSgvytydo/UcCEo84k6EI/AAAAAAAABZI/Qe33PlPnl94/s1138/danny-boyle-autografiando-el-poster-de-en-trance.jpg

El cerco judicial por corrupción en torno a Amado Boudou permite afinar el diagnóstico de este tiempo en la Argentina: Cristina Fernández transita la crisis estructural más severa de sus siete años de poder.

El pedido de declaración indagatoria que formuló el fiscal Jorge Di Lello para el vicepresidente por el escándalo Ciccone impacta en el plano institucional. Se trata, nada menos, que del primer hombre en la línea sucesoria. La economía viene a los tumboshace rato y provoca –por la inflación irrefrenable– un viraje brusco en el humor social. La Presidenta se pelea con el sindicalismo, incluso el propio, y desatiende al viejo sistema peronista. Jorge Capitanich, el jefe de Gabinete, arrancó hace dos meses con aires de autonomía pero ha terminado como rehén de La Cámpora y de los talibanes cristinistas.

Por ese motivo pretende regresar al Chaco.

Cristina tuvo en su recorrido presidencial otros trances complicados. Durante el primer mandato sumó al innecesario conflicto con el campo la fractura de la relación con Julio Cobos, por entonces su vicepresidente. También padeció la derrota en las legislativas del 2009. Pero contó con dos factores determinantes para la recuperación: una levantada de la economía en el 2010 y el oficio político de Néstor Kirchner.

La economía brinda ahora una mayoría de señales negativas. Y el ex presidente ya no está.

La Presidenta siempre reprochó a Kirchner la decisión de haberle colocado a Cobos como compañero de fórmula y ladero inicial de su Gobierno. Boudou fue, en cambio, una obra suya e inconsulta que sorprendió a todos. También al kirchnerismo. Su ruptura con Cobos, por otro lado, derivó de un conflicto político (posiciones distintas en la puja con el campo) que popularmente, en principio, se saldó en favor del dirigente radical. Después de errores y altibajos, el ex vicepresidente recompuso su imagen y logró ubicarse en la grilla de los presidenciables para el 2015 con una holgada victoria en Mendoza en octubre. Boudou, en cambio, podría llegar a ser procesado por corrupción y atesora la peor valoración popular entre los miembros del Gobierno.

El escándalo tendría, por ende, consecuencias políticas directas sobre la Presidenta.

No únicamente por haber sido la responsable de la unción de Boudou. También por el estropicio que armó en el Poder Judicial cuando despuntaron las denuncias sobre el caso Ciccone. Hizo renunciar al Procurador General de la Nación, Esteban Righi. Empujó hasta el umbral de un juicio político al juez inicial de la causa, Daniel Rafecas. Apartó al fiscal, Carlos Rívolo, encargado de revolver la basura oculta del entuerto. No quedarían dudas tampoco de que a partir de ese momento, con el asesoramiento clave de la nueva Procuradora, Alejandra Gils Carbó, pergeñó la reforma judicial que pudo ejecutar sólo en parte.

Esa parte transparentó la intención de ocupar con propia tropa lugares en la Justicia, que asegure algún resguardo cuando se aproxime el momento del eclipse total de su poder.

El pedido de indagatoria a Boudou que hizo el jueves el fiscal Di Lello podría haber sido formulado varios meses antes. La mayoría de las pruebas que posee corroborarían los dichos de la familia Ciccone: que el vicepresidente, antes que traficar influencias para el levantamiento de la quiebra, habría maniobrado para intentar quedarse con la empresa.

Se trata de una empresa que se encargó, en acuerdo con la Casa de la Moneda, de imprimir billetes moneda nacional. No boletos de tren. También se hizo cargo de la impresión de las boletas electorales para los comicios del 2011, que consagraron justamente a Cristina y a Boudou.

Ya en noviembre Ariel Lijo, el juez que sustituyó a Rafecas, había confiado que también poseía elementos suficientes para llamar a declarar a Boudou. ¿Por qué razón no lo hizo?. ¿Por qué esperó la solicitud de Di Lello?. Los jueces suelen actuar, al menos en nuestro país, en sintonía con el pulso político. Después de la derrota en las primarias de agosto sobrevinieron el percance en la salud de Cristina y el sopapo de octubre en las urnas.

“Hubiera sido como disparar un tiro de gracia”, explicó un avezado magistrado. La misma frase, casual o no, que utilizó el titular de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, cuando con su voto concedió el triunfo total al Gobierno con el fallo a favor de la ley de medios. Eso ocurrió dos días después de la derrota K, aquel domingo 27 de octubre.

Di Lello es un veterano fiscal ligado históricamente al peronismo. Lijo es bastante más joven, vinculado a la carrera judicial aunque también con arrastre peronista. Su carrera sería prioritaria: no está dispuesto a hipotecarla por una causa en la cual el vicepresidente habría dejado demasiadas huellas. El juez tiene otra brasa entre manos: la investigación sobre presuntoenriquecimiento ilícito de Boudou.

Estaría azorado por las inconsistencias entre el patrimonio y los ingresos declarados por el vicepresidente. Estaría azorado además por otras comprobaciones: la conformación, por ejemplo, de cinco sociedades entre Boudou y sus amigos con titularidades distintas. Sin embargo, habría descubierto en un acta que todos declararon bajo juramento ser propietarios de esas cinco firmas. No abundaba la confianza, al parecer, entre el grupete.

¿Actuó Di Lello por decisión propia o recibió alguna señal desde el círculo íntimo de Cristina?. Se sabe el fastidio que Máximo Kirchner y Carlos Zannini dispensan a Boudou. El secretario Legal y Técnico conoce bien las pruebas que guardan el fiscal y el juez. Pero ambos funcionarios prestaron atención, antes de avanzar, al escenario político que empezó a moldearse desde la enfermedad de Cristina. Boudou fue abruptamente relegado cuando debió ejercer la presidencia interina. Hasta lo borraron de actos nimios y formales. La semana pasada reapareció en la Casa Rosada alejado de Cristina, sin respeto por lo que suele aconsejar el protocolo. El vicepresidente terminó recluído en su oficina del Senado barruntando que podría llegar un mal momento. No tuvo más esperanzas luego de la última declaración de Ricardo Echegaray. El titular de la AFIP ratificó ante el juez que Boudou le pidió primero por el levantamiento de la quiebra de Ciccone y luego para que concediera un excepcional plan de pagos. Eso figura en un documento que Echegaray le hizo firmar al vicepresidente. Pero para Di Lello, el comportamiento del recaudador tampoco habría sido claro. A raíz de eso lo incluyó entre los once convocados para una declaración indagatoria.

Cristina no parece dispuesta a entregar al vicepresidente aunque signifique para ella sólo un trastorno político.

No hizo todo lo que hizo estos años en la Justicia para ceder mansamente a sus alfiles. Lijo tiene todavía un largo camino procesal por recorrer antes de convocar a Boudou. Pero el magistrado y el fiscal cumplieron con la misión de dejar constancia pública de que la causa por el escándalo Ciccone no está cajoneada ni muerta.

El cristinismo no dará la vida por Boudou pero varias de sus principales voces, luego de la orden de la Presidenta, salieron a defenderlo. Volvieron con la monserga de la campaña mediática. Lo que sucedió en el Senado podría también representar, en parte, una pista de aquella estrategia defensiva. A fin de este mes se deberán renovar las autoridades de esa Cámara. La presidencia provisional está ahora en manos de Beatriz Rojkés, la esposa del gobernador de Tucumán, José Alperovich. En el interior del kirchnerismo se desató una puja por la sucesión.

Los senadores de cuño peronista pretenden encumbrar a Miguel Pichetto, que cuenta además con el apoyo de Daniel Scioli. Zannini, con autorización presidencial, pretende catapultar al radical K y ex gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora.

Pero no le alcanzarían los votos para imponerlo.

Cristina cree que lo mejor será una salida salomónica: la continuidad de Rojkés. Una señal, por otra parte, acerca de que no esperaría en lo inmediato ningún tropezón irremediable con Boudou.

Se percibe un temblor subterráneo que atraviesa al peronismo y expande su onda expansiva. Gabriel Mariotto, el vicegobernador de Buenos Aires, se convirtió de repente en un espadachín de Scioli. Diana Conti cruzó al titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, cuando afirmó que el gobernador bonaerense no lo representaba como potencial candidato. Domínguez articuló un documento que denunció una hipótetica conspiración contra Cristina y maniobras para forzarla a una devaluación que, en verdad, el Gobierno viene haciendo hace tiempo. Sólo en enero depreció el peso un 25%. Domínguez aseguró que el texto contaba con el respaldo de 130 legisladores oficiales.

Pero sólo se pudieron contabilizar 32 firmas.

El peronismo observa a Cristina y se inquieta. En los últimos dos meses el país asistió a rebeliones policiales, saqueos, crisis energética y cortes de luz, pérdida persistente de reservas y un espiral de inflación. Cristina buscó culpables de esos males en empresarios, banqueros, sindicalistas, opositores, economistas y medios de comunicación. Capitanich acusó en un par de semanas por la fuga de divisas a banqueros y narcotraficantes. El martes la Presidenta dirigió la mira contra trabajadores registrados, al parecer muchos del gremio de camioneros.

http://lalocasinzapatos.files.wordpress.com/2012/01/img_5218.jpg?w=1000

Todos signos de turbación de un Gobierno que sólo vive el día a día. Cuyo único horizonte es el inevitable adiós.


@
http://marcelolongobardi.com/imperdibles/
http://marcelolongobardi.com/imperdibles/mejor-no-hablar-de-ciertas-cosas/
http://marcelolongobardi.com/imperdibles/el-peor-trance-de-cristina-desde-2007/
Imágen principal: http://cristinaborobia.blogspot.com.ar/

No hay comentarios:

Publicar un comentario