lunes, 16 de diciembre de 2013

Imperdibles: La hora de pagar la fiesta / Un prematuro final para la primavera neokirchnerista

DIARIO LA NACIÓN - CARLOS PAGNI

La hora de pagar la fiesta

16 Diciembre, 2013  //  Imperdibles
Artículo extraído del diario La Nación – Por Carlos Pagni

http://1.bp.blogspot.com/-XE84VEs1pBU/UnQEpsbUIMI/AAAAAAAACj0/W4Ekm1eMntE/s1292/Punishment_sisyph.jpg

Como le ocurría a Sísifo con su roca, cada vez que Cristina Kirchner quiere racionalizar su política de subsidios, el objetivo se le escapa de las manos. En 2010 se cruzó la violencia del parque Indoamericano. A comienzos de 2012, la tragedia del Sarmiento en Once impidió aumentar el precio del boleto. En diciembre pasado fracasó otro ensayo por culpa de los saqueos navideños .

La última frustración acaba de producirse. Jorge Capitanich y Axel Kicillof habían anticipado que se recortaría la subvención a la energía y al transporte. La prensa oficial preparó el ambiente con la publicación de notas sobre la escandalosa regresividad de esos auxilios. Pero, otra vez, hubo que suspender la decisión: después del desborde social de la semana pasada, la Presidenta no se anima a dar malas noticias. Es el segundo servicio catastrófico que presta la tormenta policial a la respuesta que tenían preparada Capitanich y Kicillof para la crisis económica.

Los aumentos salariales otorgados por los gobernadores desbarataron la pretensión del ministro de Economía de cerrar las paritarias privadas en 18%. Ayer, Hugo Moyano explicitó ese inconveniente. Y hoy los bancarios anunciarán un acuerdo del 24%. Si el pacto social no llegó a nacer, el recorte de subsidios agoniza. Es una dificultad crucial para la gestión de Kicillof. Basta con observar esta trilogía, señalada por el economista Hernán Lacunza: los subsidios a la energía y el transporte representan el 5% del PBI; el déficit fiscal alcanzó el 5% del PBI, y la asistencia del Banco Central al Tesoro equivale al 5% del PBI. De modo que, si el Gobierno eliminara por completo los subsidios, volvería a equilibrar las cuentas públicas y dejaría de financiarse con emisión. Es una hipótesis teórica. No una sugerencia práctica. Pero ayuda a calibrar la magnitud del problema.

Uno de los rasgos más arcaicos del kirchnerismo es que, blindado a la evolución conceptual de la izquierda en los últimos treinta años, sigue sin preguntarse de qué modo se financia la distribución de la riqueza. Su estatismo adolescente no asume la restricción presupuestaria. Los números de esta inmadurez: entre enero y agosto de este año, el gasto público subió un 31% respecto del mismo período de 2012. Pero en septiembre el incremento saltó a 46% en comparación con septiembre de 2012. Y en octubre se incrementó 40% respecto de octubre del año pasado.

Esta aceleración de las erogaciones estatales se explica, sobre todo, por las transferencias discrecionales a provincias y por los subsidios. Las transferencias subieron un 78% interanual en septiembre y octubre, después de conocerse el resultado de las primarias. La subvención a la energía y el transporte aumentó 47% interanual en el mismo bimestre.

Los números revelan que la señora de Kirchner está ante una encrucijada muy compleja. Es difícil evitar una turbulencia sin atacar semejante dispendio fiscal. Pero tampoco es posible reducir los subsidios sin pagar un costo político peligrosísimo para un gobierno crepuscular. El collar de la demagogia tiene su propia forma de ajustar: más inflación.

Los funcionarios siguen buscando un unicornio azul para su jefa. Es decir, un aumento del gasto de las familias que no provoque malhumor a su base electoral. Ella sueña con dejar el poder con el 30% de los votos. La última ocurrencia es cruzar los datos de capacitación con los de consumo para salvar del tarifazo a los usuarios de pocos recursos. Los segmentos menos formados serían los de más bajos ingresos y los de menor consumo energético. Pero esa combinación tampoco salva a los sectores medios bajos y bajos. El mayor volumen de gas y electricidad está destinado a una franja cuya factura promedio equivale a 40 pesos. Para que el ajuste tenga algún impacto fiscal hay que llevar ese precio a 200 pesos. Multiplicar por 5. El número maldito del modelo.

Ya no alcanza, entonces, con pedir a la burguesía de los countries que no climatice la pileta. Ahora habrá que sugerir a los vecinos de Gerli o de Villa Martelli que devuelvan el split porque la refrigeración no es un derecho humano. Cuando imagina la comunicación de esa noticia, Cristina Kirchner es asaltada por pesadillas brasileñas. San Pablo estalló por un aumento en el transporte. La Presidenta se retrae. Y los ministros se persignan: la mayor demanda eléctrica del verano puede provocar apagones con el mismo resultado. Los presidentes de las distribuidoras están discutiendo con los intendentes del conurbano soluciones de emergencia. Nadie quiere que le peguen la etiqueta de golpista.

Si la irracional expansión del gasto público se continúa financiando con emisión, la gestión de Juan Carlos Fábrega al frente del Central tiene poco que ofrecer. Fábrega está allí con el respaldo del sistema financiero. Su acuerdo fue votado por 56 senadores, con sólo una abstención. En el Congreso explican ese consenso por un acuerdo del radical Gerardo Morales con Jorge Brito, siempre influyente en Jujuy. Los banqueros quieren un titular del Central inamovible, por si el nacionalizador Kicillof instala en el oído presidencial alguna idea agresiva para ellos.

La política económica hoy la fija Kicillof. Y su axioma es no subir la tasa de interés para no producir un enfriamiento. Como esta decisión estimula las expectativas inflacionarias, aunque el índice siga estando adulterado. El ministro no se decide a reemplazar a la conducción del Indec, aunque ya le habría comunicado a Horacio Itzcovich su salida. La presión sobre el dólar se refuerza y Kicillof no da con la solución. Apenas atina a conseguir dólares para equilibrar las reservas que se escapan. Las cerealeras ya aportaron 400 millones de los 2000 que les pidieron. Hay que descontarlos de lo que liquiden en otoño. También YPF contribuye a la colecta: esta semana emitirá un nuevo bono por 500 millones de dólares.

En cambio, los chinos defraudaron a Kicillof. El swap de divisas fracasó como en sondeos anteriores: el gobierno de Pekín pretende que los yuanes que aporte se destinen a comprar bienes de sus propias empresas. Y el Banco de Desarrollo confirmó que financiaría obras públicas, pero nunca por adelantado. La amabilidad china roza el cinismo. Al mismo tiempo que felicitaba a Kicillof porque el país se sustraía a la crisis internacional, la cancillería de Xi Jinping pedía al gobierno argentino que no deje librados a su suerte a los comerciantes chinos durante los saqueos.

Sin contener el gasto público y con una masa monetaria en expansión, Kicillof no retiene las reservas. Las repone. Su objetivo es no ingresar a 2014 con menos de 30.000 millones de dólares. Es una cifra contable. Según contó Sebastián Eskenazi a sus amigos del Frente Renovador, Fábrega le confesó que sólo dispone de 8000 millones de dólares propios y líquidos. Los demás fondos son prestados o están en oro.

Algunos problemas decisivos para el flujo de reservas siguen operando. En los primeros cinco días hábiles de diciembre se fueron 210 millones de dólares en importaciones de combustibles. Galuccio insiste en que el país volverá a autoabastecerse en cinco años, gracias a Vaca Muerta. Sorprenden las diferencias entre expertos sobre este El Dorado. Alejandro Bulgheroni confesó hace dos meses que su experiencia en esa área es, por el momento, poco satisfactoria. Un experto muy reconocido como Jorge Ferioli declaró a The Economist que el autoabastecimiento podría alcanzarse en 2030. Siempre que haya inversiones por 200.000 millones de dólares.

Hasta ahora, la realidad convalida más este pronóstico que el de Galuccio. El viernes pasado Kicillof anunció un aumento en las importaciones del año próximo. Serán de un millón de metros cúbicos en naftas y de 7 millones de metros cúbicos en gas. Alrededor de un 12% más que este año. Aclaró que es un incremento transitorio. Mientras tanto, hay que aguardar el autoabastecimiento, que llegará cuando él ya no esté en el cargo. Los ideólogos siempre corren con ventaja: no se sienten obligados a justificar el corto plazo.

La disociación del discurso oficial cobija un problema central del populismo: el tiempo. Los subsidios fueron determinantes para el éxito político de los Kirchner. Gracias a ellos disfrutaron una larga permanencia en el poder. Pero esa continuidad fue traicionera. Ahora, la Presidenta debe pagar una fiesta cuyo costo no había calculado. Carlos Zannini no se anima a mostrarle la factura. Prefiere convencerla de que la están desestabilizando.

Pero suturar con palabras la incoherencia es cada día más dificultoso. Se notó anteayer, cuando el jefe de Gabinete, convertido ya en un pastor electrónico, explicó a los intelectuales del grupo Carta Abierta que los sinsabores cotidianos se deben a “los vestigios de la dictadura que están al acecho”. Tres días antes, el kirchnerismo del Senado aprobó el dictamen para la promoción del jefe del Ejército, César Milani, al grado de teniente general. El bloque del Gobierno desdeñó que el CELS haya denunciado a Milani por delitos de lesa humanidad. El CELS es presidido por Horacio Verbitsky, el periodista que subió a Néstor Kirchner, hace cinco años, a la tribuna de Carta Abierta desde la que habló Capitanich.

Un prematuro final para la primavera neokirchnerista

12 Diciembre, 2013
La tímida primavera de la que disfrutó Cristina Kirchner desde que reorganizó su gobierno acaba de terminar.

El desequilibrio fiscal aumentará las tensiones entre Cristina Kirchner y su partido. Los gobernadores ignoran de dónde saldrán los fondos para solventar sus generosas concesiones salariales a los policías, que seguirán con los demás servidores del Estado. Kicillof debería ir preparándose para una gran paritaria fiscal con los jefes de provincia. El tembladeral lo encontró en China, topos uranos de su ensueño Estadocéntrico. Fue a pedir plata prestada para continuar con el desendeudamiento. Los jerarcas del PC lo halagaron elogiando “la capacidad de la Argentina para sustraerse a la crisis mundial”. ¿Cortesía milenaria o sentido del humor?

Contra el telón de fondo de la crisis cobra relieve una escena al parecer protocolar: la reunión de Capitanich con De la Sota. El gobernador de Córdoba celebró el encuentro, aunque salió de la Casa Rosada sin llevarse una moneda. Su cometido era político: con una zozobra fiscal que se ha agravado, hace falta más que antes contar con un interlocutor en el gobierno nacional. ¿Quién mejor que Capitanich? Con la estrategia que le impusieron en Olivos, hasta el Chaco quedó en llamas. De la Sota y Capitanich se colocaron el respirador el uno al otro. Esta solidaridad de peronistas esconde otra armonía: los dos son adversarios de Zannini.

@
http://marcelolongobardi.com/imperdibles/
http://marcelolongobardi.com/imperdibles/un-prematuro-final-para-la-primavera-neokirchnerista/

No hay comentarios:

Publicar un comentario