jueves, 20 de marzo de 2014

Relato del Presente: De códigos, indignados y avivados

Jueves, 20 de marzo, 2014

http://3.bp.blogspot.com/-45X780OAuaQ/Uyh0ryd8LjI/AAAAAAAAApo/VK5igvJii2Y/s1138/CFK-Papa.jpg

La Presi anda por Europa, en el marco de la gira “Todo lo que juré no hacer”. Sentada en el Vaticano, al lado del capo de la Iglesia, la terrateniente multimillonaria hotelera pidió por la unidad latinoamericana y que haya dignidad para los más humildes. Si bien la monada ya ha demostrado que nada es difícil de digerir y que pueden pasar de putear a la iglesia genocida a vitorear al Papa Peronista, uno se pregunta cuáles son los parámetros de humildad que utilizarán. Con el resto de la frase, nos podemos despedir del plan Dignidad para Todos.

Ya en La France, Cris gestionó personalmente un arreglo con el Club de París. Luego de cinco años de amagues, daba la sensación de que Hollande no agarraría viaje ni aunque le dejaran a Simón de garantía, pero luego del video de Zannini llorando al pagar una napolitana a caballo con un Boden, los franceses aflojaron.

Por dos días, la Presi no se cruzó con Martín Insaurralde y Jessica Cirio, la triste damnificada de la inseguridad ajena que tuvo que mudarse a Puerto Madero porque una vecina le contó que a un fulano de por ahí le afanaron el celular en Palermo. Insaurralde dibujó la situación al afirmar que Puerto Madero es el punto medio entre Lomas de Zamora y Palermo, aunque en realidad sea Constitución. Lo cierto es que el autor de “hay inflación” ahora volvió por más y afirmó que “algo de inseguridad hay”.

De este lado del Atlántico, la inseguridad ya forma parte de nuestras vidas. Al llegar a casa, la patrona nos pregunta cómo nos fue en el laburo, si nos agarró el paro de bondis, si quedó algo en el cajero y si el que nos apunta con la pistola se queda a comer. En medio de esta cotidianeidad de puertas abiertas a cualquier amigo de lo ajeno, al gobierno le pareció buena idea empezar a debatir el anteproyecto de nuevo Código Penal.

http://1.bp.blogspot.com/-izK6B6y_Owg/TjAm2Gdf9-I/AAAAAAAAU18/Id5kVHeCLgY/s1600/1778.jpg

En lo particular, el proyecto no me parece tan tremendo. Es más, me extraña que Sergio Massa, recién recibido de la facultad de Derecho, desconozca cuestiones tan básicas como que las penas alternativas a la prisión ya existen desde hace añares: las llamamos suspensión de juicio a prueba (a.k.a. Probation o probeiyon). En mis años de judicial, mi probeiyon favorita era mandar a los procesados a que laburaran de ordenanzas en una comisaría.

En el proyecto, se fija un máximo de tres años de pena como base para poder cambiarlo por tareas comunitarias, entre otras cosas. Exactamente lo mismo pasa con el resto de las penas: la mitad en las condenas menores a diez años, dos tercios en las que las superen. Pasa en la actualidad. Hoy, bajo las mismas condiciones, también son excarcelables sin mayor requisito que presentarse ante el juzgado una vez al mes.

También existe la prisión domiciliaria para ancianos. Ahora la quieren fijar en 75 años, hasta entonces será de 70. Interesante, porque una vez más dejan por escrito que la mayoría de los militares procesados y condenados deberían estar en sus casas, amparados en que la ley es pareja para todos.

En el anteproyecto de Zaffaroni, incluso aparece la imprescriptibilidad de delitos cometidos durante la función pública. No más impunidad por el mero paso del tiempo. Irónico es que uno de los principales damnificados de este puntito sea el amigo personal de Eugenio, Amado Boudou.

Propias de una ley escrita por políticos, muchas de las “innovaciones” apuntan a cuestiones relacionadas con la prensa: divulgar información secreta, publicar cuestiones referentes a la intimidad de las personas -adiós a los videos de Florencia Peña- y, de un modo contrario a la voluntad de Cristina, el proyecto vuelve a sancionar las calumnias e injurias. Curiosamente, el que impidiere la libre circulación de un diario, tiene la mitad de la pena de todos los “delitos” que pudiera cometer la prensa. Antes, seis meses en cana, a futuro, sólo una multa de 5 a 50 días.

Más allá de eso, las penas no han cambiado radicalmente. Los máximos se mantuvieron y, si quieren criticar algo, se redujeron los mínimos, por lo cual, muchos delitos podrían ser reemplazados por penas alternativas. Al igual que ahora, pero por escrito.

http://1.bp.blogspot.com/-GE3PyQ0GqJI/TyhlSCvycyI/AAAAAAAAA5E/RxqSYx3SffM/s1475/megaupload.jpg

Incluso, me parece maravilloso que se ponga luz sobre esa nebulosa de la que, en pos de la libertad, muchos avivados se aprovechan: la propiedad intelectual. Me llena de gusto que le enchufen una pena de 6 años de prisión a quien distribuya o almacene obras literarias o artísticas ajenas bajo cualquier soporte, sea dvd, blu-ray, pendrive, el rígido de la computadora, un archivador online, billetes de Evita o afiches de Cristina, Cobos y Vos.

Lamento si alguno se siente herido en sus sentimientos, pero si alguien pensó una historia, la escribió en un libro, la grabó en audio, o la filmó, es lógico que quiera disponer de la misma como quiera, y no como lo deseen los demás. Esto de tratar de fachos a los del FBI por cerrar el sitio de un gordo que se hizo multimillonario choreando el laburo de otros, es un tanto pelotudo. Mucho más pelotudo resulta cuando se escucha la queja en boca de quienes defienden toda libertad, aunque esta incluya la libertad de no pagar por lo que le pertenece a otro.

Siempre me resultó curioso: si un tipo nos chorea el auto, hay que matarlos a todos. Pero si alguien me impide tener gratis lo que le pertenece a otro, es una violación a mis derechos. Más curiosas son algunas justificaciones, como el que sostiene que el cine está caro, cuando en dólares sale lo mismo que hace 15 años, o los que afirman que los discos salen un huevo, cuando hoy pagan siete dólares lo que hace una década abonaban más del triple. Y todo esto junto, no supera al pensamiento de “es caro, me lo choreo” más propio de los lúmpenes que critican, o al que festeja “nunca haber pagado por una canción”. Tengo el triste deber de informarles que son tan idiotas que pagaron igual, y lo hicieron a la persona equivocada, a menos que también se cuelguen del servicio de internet.

Desprecian a los manteros, se ríen del que compra trucho, se indignan ante una cometa que permita que un oficial haga la vista gorda, se enfurecen ante cualquier hecho que implique una trampa a la legalidad. Ahora, cagarse en el laburo de miles de personas, pareciera ser un canto a la libertad.

http://1.bp.blogspot.com/-xi8UIRkK5KM/Uw3kcmTu-FI/AAAAAAAAGdM/z9lI0C7BA0w/s1600/uganda+3.jpg

Volviendo al código penal en sí, lo que me jode es caer nuevamente en la pedorrada de darnos un sistema suizo para un país con los recursos de Uganda. Imponerle a un penado que no pueda salir de los límites de su municipio es algo interesante, sobre todo a la hora de ver quién carajo lo controlará. El espíritu básico del antiguo código no cambió en el proyecto: las penas son para resociabilizar, no para castigar. O sea, guardamos al delincuente el tiempo necesario para que aprenda a convivir en sociedad y pueda reinsertarse. Partiendo de este punto, la eliminación de la reincidencia, es un delirio: si vuelve a delinquir, muy resocializado no quedó.

Igual, convengamos que no estamos preparados para nada de esto. Queremos castigo, queremos a los presos bien adentro y que no salgan never in the puta life. Tan a ese punto podemos llegar que a un pibe que tuvo un accidente automovilístico a los 21 años y cumplió su condena, hoy, con 33 años, y cagándose en todas las leyes, derechos y garantías, ninguna provincia se anima a darle un registro de conducir. Castigo. Castigo puro. Porque sí.

http://2.bp.blogspot.com/-Lw0RPniZH6U/UhTbX-yKl1I/AAAAAAAAAYA/vnLudlejd1U/s1138/DSC_8971.jpg

El código es tan hermoso como perverso es el sistema. Las cárceles son un desastre y la libertad condicional es mandarlos al mismo ambiente que fomentó que fuera a la cárcel. Una de las grandes falencias que tiene el sistema penal argentino son las cárceles, verdaderas muestras de un país que ya no está, en las que un pibe puede caer por robo y sale capacitado para organizar una toma de rehenes, además de haber potenciado su odio hacia la sociedad de una manera atroz. ¿Quieren penas de 15, 20, 50 años? En algún momento saldrán. Y con el presupuesto destinado al sistema carcelario, les puedo asegurar que preferirán que nunca hubieran entrado.

Educando al soberano. Más allá de mi admiración por Roberto Pettinato padre, suponer que las cárceles argentinas eran una bosta hasta que llegaron los peronistas es verso, además de una injusticia hacia personas admiradas por él mismo Petti original, como Juan José O’Connor o Giuseppe Ingegnieri. Desde la segunda mitad del siglo XIX, Argentina se caracterizaba por tener un sistema carcelario modelo y único en el mundo.

La primera cárcel modelo argentina –y pionera mundial- fue inaugurada por Avellaneda en 1872 y había sido planificada durante la gestión de Sarmiento, quien también había impulsado el Reglamento para Cárceles, un mamotreto que establecía un régimen de trabajo para los presos procurando el aprendizaje de oficios bajo un régimen disciplinario innegociable. O laburabas, o laburabas. Para horror de los que hoy difunden recibos de sueldos de presos, ya en el siglo XIX el empleo dentro de la cárcel era remunerado y, principalmente, obligatorio.

Pettinato, 70 años después, creó la Escuela Penitenciaria de la Nacion y fue el encargado de idear e implementar la primera reglamentación verdaderamente progresista en materia carcelaria del siglo XX, que creó, entre otras cosas, establecimientos acordes para mujeres embarazadas y menores de 21 años, e impuso la obligatoriedad de la alfabetización.

http://3.bp.blogspot.com/-bCy20IauJ6k/UX1_A8gVI7I/AAAAAAAAD9Y/R5YxC_tO1CM/s1138/img093.jpg

No debería indignarnos un recibo de sueldo de un preso. Cobran por trabajar, mientras aprenden a ganarse el mango. Si quieren indignarse, pueden hacerlo con las reglamentaciones posteriores, que dicen que la alfabetización y el trabajo intracarcelario son opcionales, amparados en la doctrina progreconservadora de que no se puede obligar a un ser humano a que haga algo que no quiere, aunque ello conlleve una autolimitación perpetua en la marginalidad. No estudiaban ni trabajaban afuera, ¿Para qué hacerlo adentro?

La ciudad de Ushuaia fue construída por presos. En la ciudad de Rawson los presos construyeron el mismo penal, una escuela, las oficinas de guardia, los talleres y las enfermerías. ¿Quién toleraría, hoy, ver a un preso construyendo una escuela fuera de la cárcel?

Tan avanzados estábamos que éramos convocados a dar seminarios por todo el mundo y, durante el gobierno de Frondizi, Argentina adhirió a las “Reglas Mínimas para el tratamiento de Reclusos” de la ONU, impulsadas ante dicho organismo por el mismísimo Pettinato en 1955. O sea, lo que la ONU imponía en el mundo, ya lo aplicábamos desde Avellaneda y Roca.

http://2.bp.blogspot.com/-P1GPQVcLuv4/Tg5UmT9JRLI/AAAAAAAAA14/zq2cOl2syUk/s1600/funny_soldiers_1024x768.jpg

Si las cárceles federales actuales parecen hoteles cinco estrellas al lado de los penales provinciales se debe a los dos Complejos Federales modelo de la actualidad (Marcos Paz y Ezeiza) que fueron construídos durante el gobierno de Menem sobre planos que quedaron de los equipos formados por Pettinato, al igual que la Unidad 31 –mujeres-, el Complejo Federal para Jóvenes Adultos, y el Complejo Federal III, en la provincia de Salta, inaugurado por Kirchner y diseñado hace décadas. El resto del Servicio Penitenciario Federal también tiene cárceles modelo, pero de otros siglos: la Unidad 9 fue inaugurada en 1888; el penal de Formosa en 1897 y la cárcel de Río Gallegos en 1904.

En lo particular, no tengo idea cómo se resuelve la inseguridad. Lo que sí tengo bien en claro que creció exponencialmente junto a la cultura de la marginalidad, esa que dice que la cumbia villera es el tango de los arrabales modernos, esa en la que matar a un rati, andar zarpado, aspirar poxi y cosificar a las minas es “una expresión cultural de los sectores humildes”. También tengo bien en claro que junto con el delito crecieron a pasos agigantados las villas -casi 900 entre capital y conurbano- y que allí dentro no gozan de ninguna posibilidad de conseguir honestamente lo que desean al consumir las mismas publicidades que nosotros. También tengo bien en claro, pero recontra en claro, que un mocoso de ocho años, con la contextura física de cinco años, que pasea por las calles repartiendo estampitas no tiene futuro de oficinista u obrero, si es que sobrevive la adolescencia.

Pero si hay algo que tengo más claro que nada, es que durante estos últimos años hubo mucha guita en Argentina, que por distintos motivos, los ricos se hicieron más ricos, la clase media subió y bajó, y que el único crecimiento que tuvieron los pobres, fue en cantidad. Y paradójicamente, los que vinieron a fundar una nueva nación igualitaria, sin amos extranjeros, sin represión de la protesta social y sin criminilización de la pobreza, terminan su ciclo transando con los organismos financieros, reprimiendo y con las cárceles superpobladas de pobres. Y todos gobernados por una confederación de impresentables incapaces de justificar una declaración jurada, paseando por Comodoro Py mientras los manteros ideológicos defienden la inclusión, que a esta altura se limita a incluir a cada vez más gente en la marginalidad de la que nunca podrán salir.

Publicado por
Todo el contenido publicado es de exclusiva propiedad de la persona que firma, así como las responsabilidades derivadas.

@
http://blogs.perfil.com/relatodelpresente/2014-03-20-2295-de-codigos-indignados-y-avivados/
http://blogs.perfil.com/relatodelpresente/
http://cuentosperonistas.blogspot.com.ar/search?q=pettinato
http://indiepolitik.blogspot.com.ar/2014/03/la-venganza-del-papa-francisco-contra.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario